||| Miércoles 4 de Diciembre ||| Mt. 15, 29-37

El que espera en el Señor no queda defraudado, Dios responde ante la necesidad del hombre, pero es necesario también que pongamos de nuestra parte aquello que tenemos. Pidamos a Dios ante nuestras necesidades, pero no nos quedemos de brazos cruzados. “A Dios orando, y con el mazo dando”.



Chi aspetta nel Signore non si delude. Dio risponde alla necesitá del uomo. Pero per questo, noi dobbiamo mettere dalla nostra parte tutto quello che abbiamo. Chiediamo al Signore di fronte alle nostre necessita, pero non con le braccia incrociate.