Home || Artículos || Adhesiones || Contactos || Fotos  || Mensajes  || Reflexiones de Adviento

 


 

NOCHEBUENA A LA LUZ DE LAS VELAS
.

María Eugenia Coeymans
 

Teresa trabaja sin cesar para tener la ropa almidonada y planchada, lista para entregar a sus patrones.

Los manteles quedaron albos y sin arruga. Se verán hermosos en Nochebuena con la familia entera reunida, la porcelana fina y las velas encendidas... Así quisiera comer ella esta noche. Pero Tomás su esposo no está. Busca trabajo en otras tierras. Sólo sabe que ahora tiene que pagar lo que pidió fiado a don Andrés y comprar gas para cocinar. No cree que pueda comprar un pollo y un regalo para su pequeña Sara.

La niña juega a su lado sin darse cuenta de los pensamientos maternos. Sólo se acerca diciéndole:

-te ayudo, mamá.

Extiende sus brazos y la besa. Cuando está todo preparado van juntas con la cesta de ropa al otro lado de la ciudad. Desde el bus, Sara percibe el movimiento de la gente y ve un Pascuero tras otro, todos sudorosos en sus gruesos disfraces.

-¿Quién es? -pregunta inquieta al pasar junto a uno.

Ana le responde:

-Un anciano que da regalos sólo a los niños que se portan bien.

Sara recuerda haber dejado algo de sopa al almuerzo y también que desobedeció a su mamá cuando le pidió que guardara la loza. Recuerda que mintió cuando le preguntaron si ella se había comido un durazno y... varias cosas más.

Su rostro se entristece mientras piensa que no recibirá ningún regalo. Sólo a quienes se portan bien, se repite una y otra vez.

Bajan del bus y caminan un par de cuadras. Pasan frente a una Iglesia y la niña pide entrar.

Está triste, se siente culpable. La madre accede
.
Entran en completo silencio. Está todo oscuro salvo una luz tenue al lado del altar. La pequeña se acerca y ve la figura de una mujer inclinada mirando hacia abajo y un señor a su lado apoyado en un bastón alto. Detrás, las figuras de un burro y un buey. Nada más. Ah! Una cuna de paja vacía y una estrella que cuelga de lo alto.

-Mamá , ¿qué mira la señora, si la cuna está vacía?

-Ella espera a su hijo. Es la Virgen María y Él llega cada Nochebuena como lo hizo en Belén. Viene a todos los que deseen recibirlo.

- Mamá, yo quiero verlo, quiero conocerlo.

- Pidamos a su Madre que lo haga nacer en tu corazón esta noche.

-Mamá, pero si Él es como esos Pascueros, vendrá sólo a los niños que se porten bien, y yo me porté mal.

Mientras decía esto, la imagen de la Virgen levantó su cabeza y mirándola le habló muy bajo:

-Mi Hijo viene a todos y esta noche Él te visitará...

Sara miró a su madre y le dijo:

-Vamos pronto a casa a esperar su visita.

Dejan la ropa. Teresa recibe su paga y su patrona le entrega una caja diciéndole al oído.

-Va comida para hoy y un recuerdo para usted y su hija.

-Muchas gracias, señora Alicia. Que Dios la bendiga siempre.

En el camino de regreso a casa la niña va silenciosa. Teresa la abraza y musita:

-Gracias Señor, porque tendremos algo para pasar la Nochebuena.

Al llegar, Sara pide:

-Mamá, por favor, preparemos la casa. Él vendrá esta noche-.

Luego coge la escoba. Barre todo: el piso de la cocina, la acera y la entrada de la casa. Pasa un paño por los muebles, sacude la ropa. Busca un mantel limpio y pone tres puestos en la mesa. Coge tres rosas del único rosal al lado de su ventana y las coloca frente a cada lugar. Va a la cocina y saca una. La parte en tres trozos y los ubica al lado de cada rosa.

La madre calienta el pollo, que viene asado, y las papas. Aliña la ensalada y pone en un cesto de mimbre un trozo de pan de Pascua y fruta fresca.

Cuando está todo listo abraza a su hija y le dice:

-Demos gracias a Dios por esta Nochebuena.

Abren la ventana y miran juntas las estrellas. Una de ellas brilla mucho más.

-Mamá, esa es la de Belén - exclama Sara. Y Él vendrá esta noche, pues yo lo espero.

Mientras dice esto siente un brazo fuerte en su hombro y Teresa otro en el suyo. Se miran y descubren a Tomás abrazándolas con sus ojos brillantes.

Comen juntos después de mucho tiempo, sobre un mantel limpio y almidonado, a la luz de las velas, y se dicen cuánto se quieren y cuánto se extrañaron.

Sara se duerme feliz en brazos de su padre y ve venir en su sueño a María y Su Hijo recién nacido sonriéndole.

GUÍA PARA PADRES

Este cuento muestra el amor incondicional de Dios expresado en la visita que la Virgen ofrece a Sara de su Hijo, no importa lo haya hecho o dejado de hacer. Ese amor sana el corazón, cambia, transforma. Es tan diferente al regalo ofrecido a cambio de algo, portarse bien o lo que fuere. La actitud de Sara después de su paso por la Iglesia ya no es la misma. Su respuesta es de esperanza y acogida. Y la visita realmente se da, en la persona del padre quien regresa a casa después de un largo tiempo. Es el amor de Dios que llega a través de las personas, rostro suyo para los demás.

Sugerimos preguntar

1 ¿Qué sucede en Navidad?

2 ¿A quién esperas tú en Nochebuena?

3 ¿Quién es Jesús? . ¿Dónde nació y en qué lugares vivió?

4 ¿Quién es para ti la Virgen María?

5 ¿Qué es para ti portarse bien?