Home || Artículos || Adhesiones || Contactos || Fotos  || Mensajes  || Reflexiones de Adviento

 


 

NOCHEBUENA BAJO EL PUENTE
.

María Eugenia Coeymans
 

Es de día y todo el mundo muy ajetreado corre de arriba-abajo buscando regalos, para Navidad.

Viejos Pascueros sudorosos repiquetean con campanas, y preguntan a los niños:

-¿Tú, qué quieres en Navidad? Si te has portado bien, por la noche te llegará lo anhelado y si te has portado mal... nada tendrás.

En las tiendas más pascueros. Grandes, de goma, de madera, pintados, de cerámica y porcelana para adornar la casa esa noche tan especial.

Un gran árbol iluminado preside la celebración, mientras coros envasados repiten villancicos hasta el cansancio y acompañan a los transeúntes en su prisa por el centro comercial.

Desde lo alto, el Sol contempla desgarrado el olvido del Mesías. De Jesús recién nacido en el Portal de Belén. Y de sus ojos brota una lágrima de oro que cae hacia la Tierra.

Llega la noche y la Luna doliente ve el olvido de Jesús Niño en Nazaret. Y de sus ojos brota una lágrima de plata que cae hacia la Tierra.

Los planetas enmudecidos, miran el olvido de Jesús Hombre en la Cruz. Y de sus ojos brotan lágrimas de esmeralda que caen hacia la Tierra.

Las estrellas temblorosas, escuchan en silencio el olvido de Jesús Resucitado en Jerusalén.

Y de sus ojos brotan lágrimas de brillante que caen hacia la Tierra.

Y bajo el puente del río de la gran ciudad, en Nochebuena, tres niños, Pedro, Antonio y Alberto, en su pobreza celebran la Navidad. Reparten abrazos y compañía. También migajas de pan. Musitan una oración al Niño aquél, nacido pobre como ellos, y cuyo portal cubrió la estrella. Y miran hacia lo alto.

Ven venir desde allí destellos de colores que les caen encima como lluvia fresca. Gotas de oro, plata, esmeralda y brillante, venidas desde el cielo.

Y en el universo entero, el Sol sonríe de nuevo, la Luna seca sus ojos y los planetas y estrellas titilan cantando Gloria a Dios.