Home || Artículos || Adhesiones || Contactos || Fotos  || Mensajes  || Reflexiones de Adviento

 


 

La fe es la clave para recuperar la magia de la Navidad  
.

Arzobispo John C. Favalora

¿Alguna vez han notado cómo se iluminan los ojos de un niño al mencionar la Navidad? ¿Han deseado volver a sentir esa emoción una vez más?

La magia de la Navidad parece desvanecerse según envejecemos. Los regalos pierden su lustre. La obligación supera la expectativa.

Para muchos, la Navidad se ha convertido en un agitado mes de agobios: comprar regalos, envolver regalos; comprar tarjetas, enviar tarjetas; planificar fiestas, asistir a fiestas; cocinar y limpiar, empacar y desempacar.

¡Con razón tenemos tanto estrés y estamos tan deprimidos!

Hasta los niños dejan de emocionarse cuando ya no creen en Santa Claus. Pareciera que hay menos regalos bajo el árbol, que hay menos que anticipar.

¿Cómo pueden los adultos recobrar la ilusión y la alegría que disminuyen con la inocencia de la niñez?

Quizás la fe sea la palabra clave. Lo que mantiene a los niños emocionados por la Navidad es lo que ellos creen: que recibirán regalos, que Santa complacerá sus deseos y encontrará la manera de entrar a su casa. De hecho, ellos creen tanto, que hasta escuchan a los renos en el techo de sus casas y oyen ruidos en la sala.

¿En qué creemos? ¿En Santa o en Jesús?

Si Santa es nuestra imagen de la Navidad, es fácil perder nuestra fe. Las cosas materiales pueden entretenernos por un tiempo, pero nunca nos darán satisfacción.

¿Creemos que Jesús es el mayor regalo de todos, que Él es Emmanuel, “Dios con nosotros”, la realización de nuestros más intensos anhelos?

¿Creemos que Él vino al mundo como un niño, que vivió entre nosotros, que trabajó arduamente como carpintero, que predicó a lo largo del Mar de Galilea, y que enseñó fuera del templo en Jerusalén?

¿Creemos que Él sanó a los enfermos, que resucitó de entre los muertos, y que consoló a los afligidos?

¿Creemos que tomó nuestra carga, que sufrió nuestro dolor, que lloró por su amigo Lázaro, y que al final murió para que viviéramos eternamente con Dios?

¿Ha encontrado Jesús el camino a nuestros corazones?

¿Escuchamos su voz?

A menos que creamos en Jesús con todo nuestro corazón y toda nuestra alma, de la manera en que creíamos en Santa cuando éramos niños, la Navidad no nos volverá a parecer mágica o emocionante.

Debemos ver la Navidad con la fe de un niño. Debemos confiar en la bondad del Señor, que “nos ve cuando dormimos y sabe cuándo estamos despiertos”.

Nunca podemos perder la fe en Cristo por nuestra edad. Dios nunca puede ser superado en generosidad. Él siempre nos sorprenderá.

Que puedan encontrar el mejor regalo en el pesebre esta Navidad. Que Cristo encuentre la manera de entrar en sus corazones y permanecer en ellos para siempre. Que la Navidad les colme de alegría, no sólo por los regalos que recibirán, sino porque ‘tanto amó Dios al mundo que envió su único hijo’ para que viviera entre nosotros y nos redimiera del pecado.

Eso es mejor que Santa bajando por la chimenea.

¡Feliz Navidad!